Las elecciones generales han dejado una tablero político más paritario que en la anterior legislatura. La presencia de mujeres en el Congreso se ha visto incrementada después de los comicios, lo que conlleva la composición más igualitaria de mujeres y hombres en el Congreso de la historia. Sin embargo, no ocurre lo mismo en el Senado que mantiene, aproximadamente el mismo número de mujeres en sus asientos con respecto a las anteriores elecciones. Os lo explicamos:

En el Congreso, los resultados electorales reflejan que de los 350 diputados escogidos: 184 son hombres (el 52,6%) y 166, mujeres (el 47,4%). Es decir, según los datos publicados, ocho puntos porcentuales más que en 2016, año en el que las mujeres conformaban el 39,4% de la cámara. Lo que supone el porcentaje de mujeres más elevado de la historia en el Congreso de los Diputados, aunque sigue habiendo más hombres.

Con este porcentaje, España encabeza la lista de países europeos con mayor proporción de mujeres en el Congreso. A continuación, dentro de la Unión Europea, se situaría Suecia (con un 46,1), Francia (con un 39,6%), Dinamarca (con un 37,4%) e Italia (con un 35,7%).

Y a nivel mundial, España sería el quinto país en tener un Congreso más igualitario entre mujeres y hombres, después de México (con 48,2%), Bolivia (53,1%), Cuba (53,2%) y Ruanda (61,3%), según los últimos datos publicados por el Banco Mundial correspondientes al 2018.

¿Cuál es el partido con más diputadas en sus filas?

Entre los partidos con mayor representación, el partido que cuenta con un mayor porcentaje de mujeres en sus filas es Unidas Podemos con un 57,1% de diputadas. A continuación, con muy poca diferencia, le siguen PSOE (con un 52%) y PP (con un 51,5%). A la cola, entre los partidos con más votantes, se encuentran Ciudadanos (con 38,6%) y Vox (con 37,5%).

Al tener solamente cuatro escaños, el partido que menos mujeres diputadas ha elegido en esta ocasión es Bildu, con tan solo una diputada, frente a tres diputados. Por su parte, Coalición Canaria-PNC, que cuenta con dos escaños, es el único partido que cuenta exclusivamente con mujeres en sus filas. Y, en cambio, Navarra Suma (Na+), el Partido Regionalista de Cantabria (PRC) y Compromís 2019 son las tres formaciones que no incluyen mujeres entre los candidatos electos.

¿Qué ha pasado en el Senado?

Los resultados electorales del Senado muestran que el porcentaje no varía sustancialmente con respecto a las pasadas elecciones. En estas, según los datos publicados, los resultados muestran que de los 208 senadores electos: 126 son hombres (el 60,6%) y 82, mujeres (el 39,4). En el caso de las senadoras, el porcentaje se mantiene. En 2016, el 39,9% eran mujeres y, en 2011, el 35,6%.

Sin embargo, desde la pasada legislatura, se han registrado varios cambios importantes. El PSOE obtiene 121 senadores en estas elecciones frente a los 43 de las pasadas elecciones. El porcentaje de mujeres dentro de los senadores socialistas electos aumenta 13 puntos porcentuales, pasando del 30,2% (en 2016) al 43 (en 2019). En cambio, en el caso de los populares, el número de senadores desciende de 130 a 56. Y, por lo tanto, el porcentaje de senadoras disminuye 14 puntos porcentuales, del 40,8% (en 2016) al 26,8% (en 2019).

En estas elecciones, Unidas Podemos no ha obtenido representación en la cámara alta y han irrumpido formaciones como Ciudadanos (con sólo 1 mujer de 4 senadores) y NA+ (con 2 mujeres del total de 3 senadores). Este último y el PNV son los dos partidos que cuentan con un porcentaje mayor de mujeres: el 66,6%. En el caso de los vascos, de los 9 escaños que han conseguido este 28A, 6 están ocupados por mujeres.

Además, en estas elecciones, la persona más votada en la cámara alta ha sido una mujer: Cristina Narbona (PSOE), que obtuvo 1.081.980 votos por Madrid, convirtiéndose así en la candidata o candidato más marcada en las papeletas de los electores. Este puesto no lo ocupaba una mujer desde el 2000, cuando Esperanza Aguirre (PP) logró 1.562.068 votos por Madrid. Esta provincia, al ser la más poblada, es en la que es más probable que se incluya al senador o senadora más votado/a.