Las elecciones generales del 10N han modificado muchas cosas en el Senado, como ya os contamos en Maldito Dato. El PSOE ha perdido la mayoría absoluta, Ciudadanos no ha conseguido ni un solo senador electo o, por ejemplo, Teruel Existe ha entrado por primera vez en la Cámara Alta con dos representantes. Sin embargo, lo que no ha cambiado en el Senado es la proporción 60-40 entre hombres y mujeres.

Como siempre que se convocan elecciones, el pasado 10N se elegían 208 senadores de los 265 que componen la Cámara Alta. En estos comicios, curiosamente, han resultado electos exactamente el mismo número de hombres y mujeres que en las elecciones del 28 de abril. En concreto, los españoles han votado por 126 hombres y 82 mujeres, es decir, la presencia femenina entre los senadores electos supone el 39,4% frente al 60,6% de la masculina, igual que en el 28A.

Por partidos, el PSOE ha pasado de 121 senadores a 92. En el partido de Pedro Sánchez la proporción de mujeres apenas ha variado desde el 28A. En este 10N, de los 92 senadores, 41 son mujeres (44,56%) mientras que en el 28A lo era el 42,97% (51 mujeres).

El Partido Popular, por su parte, ha aumentado el número de sillones en el Senado, pasando de 56 a 84 y esto también se ha visto traducido en una mayor presencia de senadoras populares que han pasado de 15 (26,78%), en el 28A, a 26 (30,1%), después del 10N. 

Algo similar sucede en Esquerra Republicana de Catalunya (ERC). Aunque mantiene el mismo número de escaños, 11, en esta ocasión hay más mujeres. Concretamente, Esquerra esta vez tiene una mujer más en sus listas por lo que ha pasado de un porcentaje de mujeres el 28A de 36,36% (4 mujeres) al 45,45% en el 10N (5 mujeres). 

Otro partido que mantiene el mismo número de escaños y también de senadores y senadoras es el PNV. Ellas conforman el 66,6% y ellos el 33,3%, como en la anterior convocatoria electoral. Igual que sucede con Navarra suma (Na+). De los 3 senadores que tiene esta agrupación, hay 2 mujeres y un hombre, lo mismo que ocurría en el 28A. 

El partido de Santiago Abascal, que en abril se quedó fuera de esta Cámara, ha entrado en la cámara con dos escaños aunque ninguno está ocupado por una mujer. No ha sido el único partido que se ha colado en el Senado. También lo ha hecho ¡Teruel Existe! con dos senadores: un hombre y una mujer. Por último, la Agrupación Socialista Gomera mantiene su acta con un único senador masculino. 

En el Senado, la ley no requiere cumplir con la “composición equilibrada”

Como ya explicamos en Maldito Feminismo, aunque la presentencia de mujeres en el Senado se ha visto incrementada desde la reforma electoral de 2007 que impone una composición equilibrada de mujeres y hombres, el sistema electoral del Senado dificulta que estas candidaturas sean equilibradas. Una de las razones, entre otros motivos, es que el elector puede dar sus tres votos libremente (que se reducen a dos en el caso de Gran Canaria, Mallorca, Tenerife, Ceuta y Melilla y a uno en el resto de islas, ya que se eligen menos candidatos [art. 166 de la LOREG]). Es decir, la paridad depende en gran medida de esta elección.

Aun así, el porcentaje de mujeres y hombres no ha variado mucho desde hace algunos años. En las elecciones del 2016, el 39,9% de los escaños estaban ocupados por mujeres y en las del 2011, las mujeres conformaban el 35,6% del Senado, según los datos publicados por el INE.