Hace ya casi 9 años que la Asamblea General de las Naciones Unidas declaró el 11 de octubre como Día Internacional de la Niña. ¿El objetivo? Reconocer los derechos de las mismas, además de los desafíos únicos a los que se enfrentan en todo el mundo y promover su empoderamiento y el cumplimiento de sus derechos humanos, según la ONU.

"Si reciben apoyo efectivo durante la adolescencia, las niñas tienen el potencial de cambiar el mundo, tanto como niñas empoderadas de hoy como trabajadoras, madres, emprendedoras, mentoras, jefas de hogar y líderes políticas del mañana", recuerda la organización en su página web.

Mitos sobre las niñas y las matemáticas: ni se les dan peor que a ellos ni les gustan menos

En Maldita Ciencia hablamos con Marta Macho Stadler, profesora del departamento de Matemáticas de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU) y divulgadora, para explicar y desmentir algunos mitos sobre la relación entre las mujeres, las niñas y los números.

"A las niñas se les dan peor las matemáticas que a los niños": falso.

La respuesta de Macho ante esta afirmación es rotunda. "Mentira", recalca la matemática. Hace ya años que se realizan investigaciones sobre la capacidad de niños y niñas para aprender la ciencia de los números y sobre si ellos podrían tener más facilidad que ellas en el cometido.

Hasta la década de los años 80, varios estudios señalaban un desempeño matemático diferente entre los más pequeños, en función de su sexo. Sin embargo, las evidencias científicas actuales ponen en duda esta afirmación. Esta investigación sí encontró diferencias, pero prácticamente imperceptibles: se detectó una ventaja para las niñas de seis años en tareas de recuento y una mayor facilidad de los niños de primero y segundo de primaria al colocar números en una recta. Sin embargo, las diferencias desaparecían en cursos superiores. La conclusión fue clara: el género no influye en la capacidad que los niños y niñas tienen para afrontar con éxito las tareas matemáticas.

"A las niñas no les gustan las matemáticas": falso

Según Macho nos encontramos, de nuevo, frente a un mito. Otra "mentira". En opinión de la experta, la carrera de matemáticas ha sido siempre bastante paritaria. "Será porque a las chicas les gustan las mates y tienen buenos expedientes para hacer la carrera", añade.

Además nos remite a este gráfico del Ministerio de Educación y FP que refleja la evolución del porcentaje de alumnos matriculados en Matemáticas entre los años 1985 y 2019.

Como se puede observar, el porcentaje de alumnas fue mayor que el de alumnos entre los años 1994 y 2007. "Ahora está bajando la matriculación", apunta Macho. "Sin embargo, se cree (pero no hay pruebas) que es por el éxito de las matemáticas en estos últimos años, que desvinculan la carrera de la enseñanza".

"No ha habido grandes matemáticas en la historia": falso

Otro enunciado sin fundamento, según Macho, quien aprovechaba para remitirnos a las efemérides de Mujeres con Ciencia y a este repositorio de la Universidad de Saint Andrews, en Escocia (Reino Unido), con un largo listado de mujeres matemáticas.

Destaca los nombres las pioneras y aquellas que han hecho las aportaciones más relevantes. Entre ellas, incluye a Emmy Noether, conocida por sus contribuciones de fundamental importancia en los campos de la física teórica y el álgebra abstracta; Sophie Germain, una de las pioneras de la teoría de elasticidad; Hipatia, quien mejoró el diseño de los primitivos astrolabios (unos instrumentos para determinar la posición de las estrellas), o Ada Lovelace, visionaria del campo de la computación de la que ya os hemos hablado en Maldita Ciencia.

Además, Macho también menciona a matemáticas más contemporáneas, como Katherine Johnson, quien realizó los cálculos que llevarían al ser humano a la Luna; María Wonenburger, matemática española conocida, sobre todo, por sus desarrollos en álgebras de Lie, o Maryam Mirzakhani, la primera mujer en recibir la Medalla Fields, el premio equivalente al Nobel de las matemáticas, en 2014.

¿Qué sabemos sobre el supuesto adelanto de la pubertad en niñas durante los últimos años?

En relación a las más pequeñas, también hablamos sobre si el inicio de su pubertad se ha ido adelantando en los últimos años y si factores como la supuesta ingesta de hormonas a través de la carne (bulo que ya desmentimos aquío los microplásticos, en general, pueden influir en que ocurra.

Aunque no hay evidencias que demuestren que estos factores sean la causa directa o contribuyan a una mayor frecuencia de pubertad precoz en niñas, sí es cierto que el conjunto de cambios físicos se está adelantando en muchos casos, "en parte debido a contaminantes ambientales de acción estrogénica", según este informe de la Asociación Española de Pediatría (AEPED). Además, este estudio, publicado en el British Medical Journal, señala que otros factores como la nutrición y los disruptores endocrinos también podrían estar implicados en el adelanto o retraso de la pubertad.

Según explicaba a Maldita Ciencia Cristina Ros, ginecóloga en el Hospital Clinic, en Barcelona, hay muchas causas por las que la pubertad en las niñas puede adelantarse y todavía se sigue estudiando sobre ellas.

Un botijo frigorífico para que las niñas de Nigeria puedan ir a la escuela

El mecanismo del botijo solo necesita agua, arcilla y un clima seco y caluroso para funcionar. Eso lo sabe bien el catedrático Gabriel Pinto, que en los 90 describió las ecuaciones del recipiente más castizo. En 2018, su alumna Carla Ortiz estudió su aplicación en una vasija llamada pot in pot que se utiliza en África para conservar las verduras.

El estudio que realizó Ortiz duró dos meses y en su fase experimental comparó el estado de los alimentos dentro y fuera del dispositivo durante dos semanas. En el exterior, la temperatura superaba los 40 grados, –los de aquel caluroso julio de 2017– pero en el interior del ‘pot-in-pot’ había unos 20 grados. Tras ocho días, los vegetales que habían sido depositados en el interior del ‘pot-in-pot’ se encontraban en buenas condiciones para su consumo. Por el contrario, las espinacas, zanahorias, tomates y berenjenas fuera del dispositivo se habían echado a perder.

Gracias a las propiedades para conservar alimentos de este dispositivo, las niñas de algunos poblados de Nigeria pueden ir al colegio. Sin el invento, estaban obligadas a recoger espinacas de forma diaria, que se suelen vender para contribuir a la economía familiar. “Este tipo de espinaca solo aguantaba fresca una jornada, debido a las altas temperaturas. Dentro del ‘pot-in-pot’ duraba varios días", explica Pinto. Puede leer más sobre el tema en este reportaje de la Agencia Sinc.

La importancia de un retrete

No es ninguna una broma, disponer de retretes es un tema muy serio. En el mundo, más de la mitad de la población carece de un servicio de saneamiento seguro, según la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Las consecuencias de esto también son muy serias: cada año mueren alrededor de 297.000 niños menores de cinco años por falta de unos servicios de saneamiento adecuados. La mayoría son debido a diarreas causadas por "la falta de higiene o el agua potable insalubre", continúa la ONU.  

Para crear conciencia sobre ello, cada 19 de noviembre, la ONU celebra el Día Mundial del Retrete. Una fecha marcada en el calendario para recordar la necesidad de adoptar medidas que cambien esta situación.

Aunque la falta de saneamientos afecta a cualquier colectivo, los niños y niñas son los más vulnerables. Desde UNICEF explican que "estar cerca de excrementos humanos expone a los niños a contraer enfermedades infecciosas que les impiden absorber los nutrientes de los alimentos, lo que puede llegar a ser letal". "Recordemos que la desnutrición está detrás de casi la mitad de las muertes infantiles", recuerdan.

Además, muchos niños faltan sistemáticamente a la escuela por problemas de salud causados por servicios de saneamiento deficientes en las escuelas.

Pero la falta de un saneamiento adecuado es "particularmente grave en el caso de las mujeres y las niñas", advierte el relator especial de la ONU en una declaración publicada originalmente por la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos (ACNUDH). Ellas son más vulnerables "por su higiene durante la menstruación". De hecho, "las mujeres y las niñas corren mayor riesgo de convertirse en víctimas de violencia de género, incluida la violación, dentro y fuera de los baños y las instalaciones de saneamiento, especialmente en los espacios públicos y compartidos", continúa el organismo.

En este sentido, hay varios informes que inciden en la misma idea: "un servicio de saneamiento deficiente tiene un impacto significativo en la seguridad, el bienestar y las perspectivas educativas de la mujer". Concretamente, el estudio Can't Wait, realizado por la organización Water Aid, muestra que "la falta de acceso de las niñas a un inodoro limpio y seguro, especialmente durante la menstruación, perpetúa el riesgo, la vergüenza y el miedo".

El análisis de Water Aid refleja que cuando las mujeres y las niñas no tienen un acceso a un lugar seguro en el que hacer sus necesidades y preservar algo de intimidad, "realizan largas caminatas a menudo por la noche". Un hecho que puede aumentar "el riesgo de acoso, violencia sexual o incluso violación"

Este otro informe, publicado por la ONU, también señala que "los inodoros compartidos, abarrotados, mal administrados pueden aumentar la exposición a riesgos para la salud especialmente en las mujeres y las niñas".

La ONU añade que la falta de saneamiento adecuado "puede exponer a grupos vulnerables, especialmente mujeres y niñas, a violencia psicológica, física y sexual". Esta amenaza puede causar "estrés psicosocial" en las mujeres y niñas a la hora de aventurarse a usar los baños fuera de casa.

Además, el informe de la ONU especifica que hay determinados riesgos que son específicos para las mujeres. Por ejemplo, las infecciones que se producen por una falta de saneamientos adecuados en las mujeres "aumentan el riesgo de muerte materna"; y el hecho de retrasar el momento de hacer pis "puede conllevar infecciones en el tracto urinario, que a su vez puede conducir a un aborto espontáneo o anemia".

Y no son los únicos. Según la ONU, el hecho de no poder acceder a un inodoro, ya sea en casa, en la escuela o en el trabajo, dificulta la higiene de las mujeres y las niñas con la menstruación. Un hándicap que puede ser crucial para que una mujer decida no buscar empleo, "lo que refuerza el reducido acceso de la mujer en la participación laboral", tal y como concluye este organismo*.

* Esta pieza se ha actualizado el 20/11/2020 para añadir más contexto y documentación a los argumentos que se planteaban. Puedes consultar la pieza original en este enlace.

Primera fecha de publicación de este artículo: 11/10/2020.