En 2017, la futbolista (y actual balón de oro) Ada Hegerberg se quejó de la discriminación que existía en su país (Noruega) entre la selección masculina y femenina de fútbol. En su día, la futbolista afirmó que no volvería a jugar con la selección si las diferencias no se corregían… Y a pesar de que, hace dos años, la Federación de Noruega de fútbol se comprometió a lograr la paridad en los salarios, en esta edición del mundial de fútbol femenino 2019, celebrada en Francia, Hegerberg no ha vestido la camiseta de su selección

No ha sido el único acontecimiento que ha marcado este mundial en las cuestiones relativas al género. En los últimos meses, Argentina ha profesionalizado su fútbol femenino, Estados Unidos ha reivindicado la igualdad salarial y, el mismo día que comenzó el Mundial -el pasado 7 de junio-, el salario base de las jugadoras australianas se igualó al de sus homólogos masculinos gracias a un convenio de la federación de fútbol australiana. 

Concretamente, en España, el impacto mediático no ha dejado de crecer desde que esta competición dio sus primeros pasos. De hecho, el último partido de la selección, la derrota de España frente a Estados Unidos, fue vista por más de un millón de personas. Por ello, en Maldito Feminismo queremos hacer una radiografía de la situación que se vive en el fútbol femenino. 

Menos del 1% de los jugadores profesionales de fútbol son mujeres, según una encuesta de Sporting Intelligence

Hay varias encuestas e informes de diferentes organismos que han tratado de cifrar el número de mujeres futbolistas profesionales. Por ejemplo, según el último informe llevado a cabo por la UEFA, y publicado en 2017, esta cifra ha crecido en los últimos años, pasando de 1.680 jugadoras, en 2013, a 3.572, en 2017. En este cálculo, la UEFA incluye a las jugadoras profesionales y, también, a las semiprofesionales de Europa. Si, además, tenemos en cuenta el número de jugadoras federadas que hay en total, sean o no profesionales, la cifra asciende a 1.365.524. 

Sin embargo, una encuesta elaborada por la compañía Sporting Intelligence, también en 2017, afirma que, en ese mismo año, había 137.021 jugadores frente a 1.287 jugadoras profesionales. O, lo que es lo mismo: que las mujeres ni siquiera alcanzaban a representar el 1% de los futbolistas profesionales.

Además, el informe de Sporting Intelligence considera “complicado” tener cierta precisión en el cálculo de jugadoras profesionales ya que el estudio elaborado por la UEFA define a una “jugadora profesional” como “la jugadora que tiene un contrato con un club afiliado a una liga nacional y que cubre todas sus necesidades financieras con el salario que percibe de sus actividades futbolísticas”. La realidad es que no siempre es así, por lo que, para Sporting Intelligence, la UEFA estaría haciendo un cálculo mayor al que sería correcto

En España, un país que cuenta con más de 46.000 federadas en todas las categorías, según el informe de la UEFA, se ha conseguido que la mayoría de las jugadoras de Primera División cobren el salario mínimo interprofesional hace relativamente pocos meses gracias a una reivindicación de las jugadoras que pedían “poder vivir del fútbol y no tener que compaginar el trabajo con la práctica deportiva”.  

Además, Vero Boquete desveló que, antes del Mundial de Canadá de 2015, las deportistas de la selección española cobraban “25 euros en concepto de dieta”. Sólo tras una queja de las jugadoras, la Federación Española de Fútbol aumentó “a 40 euros la dieta nacional, a 60 la internacional y un plus de 150 euros por partido disputado y ganado”.  

La brecha de género de los premios del fútbol 

Aunque cada año hay más mujeres que se dedican profesionalmente a este deporte, esto no significa que las competiciones femeninas de fútbol estén acercándose a un estándar equiparable al que se disfruta en las competiciones masculinas. 

Desde que comenzó el Mundial, a través de las redes sociales se ha movido la campaña #OurGoalIsNow, lanzada por las propias jugadoras de la competición de manera anónima. A través de ella, explican que la FIFA reserva 30 millones de dólares en premios para el mundial de fútbol femenino. Una cifra que equivale al 7,5% de lo que supuso el premio en la Copa Mundial masculina, celebrada en Rusia, en 2018: 400 millones de dólares. 

Fuente: #OurGoalIsNow

En España, la futbolista Lola Martín ha puesto en marcha la iniciativa #TheSameCup a través de Change.org. En su petición, reclama el mismo valor del trofeo que levantan los hombres y las mujeres en sus mundiales de fútbol. Mientras ellos pueden disfrutar “de 150.000 euros [premio por ganar la Copa del Mundo en Rusia, en 2018], en el caso de ellas, esta cifra desciende a los 30.000 euros [premio por ganar la Copa del Mundo en Francia, en 2019]”.

A nivel mundial, en 2018, la FIFA publicó un informe en el que comparó las diferentes competiciones existentes. Por ejemplo, el premio económico total para el equipo ganador de la UEFA Champions League, en la temporada 2016/17, alcanza los 1.270 millones y, en el caso de la UEFA Women’s Champions League, este galardón asciende a 650.000 euros. Además, también añade otra serie de datos que reflejan la desigualdad en los diferentes premios:

Fuente: Global Club Football 2018 Report

Neymar cobra más que todas las jugadoras de las 7 principales ligas femeninas del mundo

El estudio realizado por Sporting Intelligence, mencionado anteriormente, señala que la suma de los salarios de 1.693 jugadoras (todas las jugadoras) de las siete principales ligas femeninas del mundo (Alemania, Francia, Inglaterra, Estados Unidos, Suecia, Australia y México) no llegan a igualar el sueldo que cobra Neymar en el Paris Saint-Germain. Es decir, el montante total de las jugadoras, 42,6 millones de dólares, no supera los 43,8 millones que Neymar se llevó el pasado 2017 (y solo teniendo en cuenta el salario obtenido por el fútbol).

Forbes publicó una imagen para comparar que, en 2017, Neymar ganó más dinero que los salarios de todas las jugadoras que compiten en las siete mejores ligas femeninas. Fuente: Forbes