No es ninguna una broma, disponer de retretes es un tema muy serio. En el mundo, una de cada tres personas no tiene acceso a uno. Las consecuencias de esto también son muy serias: cada año mueren más de 400.000 personas por falta de unos servicios de saneamiento adecuados. La mayoría son debido a diarreas causadas por la falta de higiene.  

Aprobado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), cada 19 de noviembre se celebra el Día Mundial del Retrete, para recordar la necesidad de adoptar medidas que cambien esta situación. En este sentido, Alberto Guijarro Lomeña, especialista en agua y saneamiento de la ONG ONGAWA, explica a Maldita Ciencia que el Día Mundial del Retrete "se celebra desde 2013 para visibilizar la necesidad de avanzar hacia un acceso adecuado al saneamiento a nivel global". Entendiendo por saneamiento "todo el proceso de recogida, transporte, tratamiento, eliminación o reutilización de excrementos humanos y la correspondiente promoción de la higiene".

Aunque la falta de saneamientos afecta a cualquier coletivo, los niños y niñas son los más vulnerables. Desde UNICEF explican que "estar cerca de excrementos humanos expone a los niños a contraer enfermedades infecciosas que les impiden absorber los nutrientes de los alimentos, lo que puede llegar a ser letal". "Recordemos que la desnutrición está detrás de casi la mitad de las muertes infantiles", recuerdan.

En las comunidades donde se defeca al aire libre, es muy habitual la expansión de enfermedades como la diarrea que generan desnutrición. Según la ONU, se calcula que cada año 297.000 niños menores de cinco años mueren por enfermedades de este tipo.

Además, muchos niños faltan sistemáticamente a la escuela por problemas de salud causados por servicios de saneamiento deficientes en las escuelas. En el caso de las chicas, la situación se agrava ya que muchas adolescentes faltan durante la regla porque esos centros carecen de instalaciones de saneamiento. Además, en las niñas, adolescentes y mujeres a los problemas de salud se asocian las agresiones sexuales que sufren al salir a hacer sus necesidades al aire libre.