Las mujeres representan el 54% de los miembros de la carrera judicial, lo que se traduce en que de los 5.341 jueces y magistrados en activo registrados a enero de 2020, 2.884 son mujeres. Sin embargo, es más difícil mantener este porcentaje de mujeres si asciendes de nivel hasta llegar a los órganos centrales del Poder Judicial: el Tribunal Supremo y la Audiencia Nacional. En esa cima de la pirámide judicial el número de mujeres no llega al 30%. 

El Tribunal Supremo (TS) está integrado por tan solo 14 mujeres (18,1%) frente a 61 hombres (79,2%), según los últimos datos publicados por el CGPJ. Ellas no han ocupado nunca la Presidencia ni la Vicepresidencia del alto tribunal. Aunque es cierto que la elección del vicepresidente se produce por nombramiento directo del propio presidente de este Tribunal y que ellas participan menos en los procesos selectivos para los puestos de máximo rango de la Judicatura. Aun así, todos los presidentes, hombres, han elegido siempre a otro hombre para la Vicepresidencia. "El acceso de las mujeres a los altos cargos judiciales y, más en concreto, a las Salas y o Presidencias del Tribunal Supremo sigue siendo minoritario", explica a Maldita.es la vocal de la Comisión de Igualdad del CGPJ, Concepción Sáez.

Hasta este año, la fotografía de la cúpula del Tribunal Supremo que se realiza al inicio del año judicial (compuesta por el Presidente, los cinco Presidentes de cada Sala y por cinco magistrados del Tribunal Supremo elegidos por los propios integrantes del Tribunal) ha estado siempre conformada sólo por varones. Una situación que el próximo año cambiará porque, por primera vez en la historia, tras una vacante en la Sala de lo Social del TS, una mujer se convertirá en la presidenta de una sala del Tribunal Supremo

Fuente: Felipe VI, junto a los miembros de la Sala de Gobierno del Tribunal Supremo en la apertura del año judicial 2019/2020 (Casa Real)

Si descendemos un escalón en la estructura judicial se encuentra la Audiencia Nacional y los Tribunales Superiores de Justicia y el porcentaje de mujeres cambia. Según los últimos datos disponibles en el CGPJ, correspondientes a enero de 2020, ellas conforman el 43,5% de la Audiencia Nacional y el 45,5% de los Tribunales Superiores de Justicia. Sin embargo, en la jerarquía se vuelve a repetir el mismo esquema: en la Audiencia Nacional tan sólo una de las Presidencias de Sala está ocupada por una mujer, Concepción Espejel (en la Sala de lo Penal), las tres restantes, por hombres. 

Por su parte, en los Tribunales Superiores de Justicia sucede igual, sólo dos de los 17 tribunales existentes se encuentra presidido por una mujer (11,8%) frente a 15 hombres (88,2%). Pilar de la Oliva y María Félix Tena Aragón son las presidentas del TSJ de la Comunidad Valenciana y Extremadura, respectivamente. En las 50 presidencias de audiencias provinciales, los hombres ganan por goleada: 50 varones frente a 10 mujeres.

En cambio, en los Juzgados de Primera Instancia e Instrucción, ellas conforman el 66,6%. Aunque no es el mayor porcentaje de mujeres registrado en estos órganos judiciales. El Juzgado de Violencia contra la Mujer es el que está conformado por más mujeres: actualmente, ellas llegan a ser el 72,30% de los magistrados y, desde que hay datos publicados en el CGPJ (2006), este porcentaje nunca ha sido inferior al 65%. 

Aun así, la presencia femenina en el Poder Judicial sigue siendo inferior a la de los hombres. La paridad "sigue siendo una asignatura pendiente" en la cima del Poder Judicial, explica Sáez. Los datos de presidentes, vicepresidentes y magistrados "nos proporcionan una imagen y un mensaje que no se corresponde con la composición de la Judicatura española en su conjunto (...) seguimos estando muy lejos de alcanzar porcentajes mínimos de presencia equilibrada", continúa. Como hemos explicado, las mujeres son el 54% de la Judicatura y sin embargo, apenas tienen representación en la composición de las presidencias, según el último informe sobre la estructura demográfica de la Carrera Judicial

Las mujeres sólo presentan el 37,5% de las solicitudes a los puestos de nombramiento discrecional pese a ser mayoría en la Carrera Judicial 

En la carrera judicial, hay puestos que se ocupan por oposición y otros cargos a los que se accede por nombramiento discrecional. Por ejemplo, la composición del Tribunal Supremo es una decisión discrecional que se ajusta a unos criterios específicos. "Los avances en estos puestos son todavía insuficientes" ya que "la participación de las mujeres en los procesos selectivos para puestos de nombramiento discrecional sigue siendo muy baja ya que, pese a ser mayoría en la Carrera Judicial, las mujeres presentan sólo el 37,5% de las solicitudes a estas plazas", añade Sáez. Por lo tanto, "a menor participación, menores posibilidades de designación". 

Una de las razones que comenta Sáez es que "se sigue apreciando un número muy relevante de renuncias a las actividades formativas concedidas" y la conclusión que extrae es que "las mujeres de la Carrera Judicial continúan teniendo problemas para compatibilizar su formación profesional con el desempeño de sus tareas profesionales y de atención y cuidado de la familia". 

En cuanto a la conciliación familiar, los datos son más reveladores: "durante el periodo 2013-2019 el 97,3% de las excedencias por cuidado de hijos menores de edad o por cuidado de familiares dependientes, el 90,5% de las reducciones de jornada por este motivo y el 66,7% de las licencias extraordinarias para atender necesidades urgentes de conciliación fueron concedidas a mujeres", comenta Sáez. Lo que significa que son ellas "las que vienen asumiendo de manera abrumadoramente mayoritaria la carga de atender a las necesidades de cuidado y atención de la familia, y lo hacen, además, acudiendo a una figura que supone su total apartamiento de la vida profesional durante un periodo de entre 1 y 3 años y el cese total en el percibo de retribuciones".

El 72,9% de las personas que entraron por oposición en la Carrera Judicial y Fiscal en 2018 fueron mujeres 

En los puestos que se obtienen por oposición, la cosa cambia. Los datos de los últimos años reflejan que la gran mayoría de personas que accede a la Judicatura por oposición son mujeres. Según el II Plan de Igualdad de la Carrera Judicial (que puedes descargar aquí), cuyo objetivo busca garantizar una representación equilibrada de mujeres y hombres en los distintos niveles de la Carrera Judicial y Fiscal, en las pruebas de acceso convocadas en 2018, de las 296 personas aprobadas, el 72,9% eran mujeres (216) y el 27,1%, hombres (80). De ellas, optaron por ingresar en la carrera judicial 134 mujeres y 54 hombres.