Las elecciones catalanas han dejado el Parlament más paritario de la historia: 64 mujeres entran en el hemiciclo, tras la finalización del recuento electoral. Una cifra que supone que el 47,41% de los diputados serán mujeres, el mayor porcentaje desde la primera legislatura catalana.

Este 47,41% de mujeres logra superar el récord alcanzado en los anteriores comicios celebrados en 2017, cuando 59 mujeres consiguieron ocupar un escaño del hemiciclo catalán: el 43,7%. De hecho, el porcentaje de mujeres diputadas en el Parlament es superior al del Congreso de los Diputados. Tras las últimas elecciones celebradas en noviembre, el 44% de los escaños están ocupados por mujeres en el Congreso: 3,4 puntos por debajo. 

Aunque la representación de mujeres en esta cámara no llega al 50%. Una cifra que sí se alcanza actualmente en otras autonomías, como en Galicia (53,33%) o Navarra (52%).

PP y CUP, los partidos con mayor porcentaje de diputadas

El partido que tendrá un mayor porcentaje de diputadas es el PP: de los tres escaños que ha obtenido, dos están ocupados por mujeres (66,67%). Esta formación ha pasado de ser la que menos mujeres incluía en 2017 (25%) a la que tendrá un mayor porcentaje de diputadas en esta legislatura. El siguiente partido con más mujeres en sus filas será la CUP, con 5 diputadas de los 9 escaños que ha conseguido (55,56%). 

PSC y ERC también tendrán más diputadas que diputados. De los 33 escaños que ha conseguido cada partido, 17 los ocuparán mujeres; el 51,52%. ERC se ha mantenido con un porcentaje similar de diputadas con respecto a los anteriores comicios, pero el PSC lo ha aumentado 10 puntos. Una subida que se ha traducido también en el número de diputadas: ha pasado de siete a 17. 

De los 32 diputados de JxCat que se sentarán en el hemiciclo esta legislatura, 15 serán mujeres (46,88%). En 2017, esta proporción era menor (41,2%).

En Comú Podem, Ciudadanos y Vox tendrán menos de un 40% de diputadas

Sin embargo, a diferencia de estos partidos, el porcentaje de mujeres de En Comú Podem, Ciudadanos y Vox no llega al 40% tras el recuento electoral. 

La Ley de Igualdad recomienda que en los distintos ámbitos del poder político haya una composición equilibrada de mujeres y hombres, de modo que el porcentaje de hombres y mujeres no sea inferior al 40% ni superior al 60%. Para las listas electorales la ley establece que en cada circunscripción hay que poner al menos a dos hombres y dos mujeres por cada cinco puestos.

Sin embargo, la ley no dice nada sobre las posiciones. Es decir, no importa si los tres primeros puestos están ocupados por hombres y los dos siguientes por mujeres o viceversa. Por ello, esa composición equilibrada puede no darse a pesar de que se esté cumpliendo la ley

Por ejemplo, Vox, el partido que tendrá un menor porcentaje de mujeres en el Parlament, primó a los hombres por encima de las mujeres en los puestos de salida de sus listas. La candidatura de Ignacio Garriga ha conseguido un total de 11 escaños y sólo tres serán mujeres (27,27%). 

Si nos fijamos en la provincia de Barcelona, Vox ha obtenido siete escaños: cinco diputados y sólo dos diputadas. La candidatura de Ignacio Garriga, igual que cualquier otra, está obligada a contar al menos con dos mujeres por cada cinco puestos de la lista. Lo que pasó es que el partido colocó en primer lugar en esta circunscripción a tres hombres, después a las dos mujeres necesarias para cumplir con el porcentaje exigido por ley y luego otros dos hombres. 

Los otros dos partidos que consiguen menos de un 40% de diputadas son Ciudadanos y En Comú Podem. En estas elecciones, Ciudadanos ha obtenido seis escaños, cinco por Barcelona y uno por Tarragona, en los que hay dos mujeres diputadas (el 33,33%).

El partido liderado por Jéssica Albiach ha obtenido ocho escaños pero sólo tres estarán ocupados por mujeres (el 37,5%). En la anterior legislatura, En Comú Podem era el partido que más representación de mujeres tenía dentro de sus filas con cinco diputadas de un total de ocho escaños (62,5%).

Si echamos la vista atrás hasta las primeras legislaturas del Parlament, ERC es el partido que más tardó en tener una mujer en el hemiciclo, según el análisis realizado por Verificat. ERC no tuvo ninguna diputada hasta las elecciones de 1999, tras las cuales Carme Porta i Abad pasó a ocupar un escaño por esta formación. 

Sin embargo, ERC tampoco fue una excepción durante las primeras legislaturas. Cuando el 10 de abril de 1980 se inició la primera en el Parlament de Cataluña sólo había 7 mujeres diputadas: el 5,19% de los escaños