El 12 de julio de 1980, Gloria Begué rodeada del resto de magistrados y ante la mirada de los Reyes eméritos, la Reina Sofía y Juan Carlos I, juraba su cargo a propuesta del Senado. Era un hecho histórico: el Tribunal Constitucional se conformaba y contaba con una mujer entre sus miembros. Seis años más tarde, cuando Begué tenía 54 años, pasó a ser la vicepresidenta de esta institución. Este 12 de julio, se cumplen 40 años del primer nombramiento del Tribunal Constitucional

En toda la historia de la institución, tan sólo seis mujeres han sido parte de este órgano: Gloria Begué, María Emilia Casas, Elisa Pérez, Adela Asúa, Encarnación Roca y María Luisa Balaguer. O sea, en total, de los 63 personas que han sido miembros de este tribunal en toda la historia, sólo ha habido seis mujeres (lo que supone el 9,5%). En tres ocasiones (en las renovaciones de 1989, 1992 y 1995), ninguna mujer llegó a formar parte de este órgano. 

Si vemos los retratos de las 12 renovaciones que ha habido en el TC desde 1980, sólo en 15 ocasiones se pueden encontrar rostros femeninos. Las 127 personas restantes que aparecen en las fotografías, y que suponen el 89,5% de todos los nombramientos, son hombres. 

Ni el Gobierno ni el Consejo General del Poder Judicial han escogido a una mujer como magistrada del Tribunal Constitucional en toda su historia 

El Tribunal Constitucional se compone de 12 miembros nombrados por el Rey; cuatro, a propuesta del Congreso; cuatro, a propuesta del Senado; dos, a propuesta del Gobierno; y otros dos a propuesta del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). Aunque es cierto que, a diferencia del resto de plenos, el primero -conformado en 1980- estaba compuesto solamente por 10 magistrados, dado que los dos restantes tenían que ser propuestos por el CGPJ y este órgano aún no se había constituido.

Fuente: Art. 159 de la Constitución

Sin embargo, en estos 40 años, ni el Gobierno ni el Consejo General del Poder Judicial, que son quienes pueden escoger libremente a los magistrados, han elegido a una mujer para ocupar este cargo. De hecho, esta es precisamente una de las quejas que han reivindicado las mujeres que sí han llegado a magistradas. En cambio, en todo este tiempo, el Senado ha propuesto a Elisa Pérez y a Encarnación Roca; y el Congreso, por su parte, a Gloria Begué, María Emilia Casas, Adela Asua y María Luisa Balaguer.

De estas seis mujeres que han conseguido ponerse la toga como magistradas del Tribunal Constitucional, únicamente María Emilia Casas ha llegado a ser presidenta. Gloria Begué y Adela Asúa han ostentado el cargo de vicepresidentas, entre 1986-1989 y 2013-2017, respectivamente; igual que Encarnación Roca, la actual vicepresidenta de esta institución desde su nombramiento en 2017

Concretamente, el pasado 5 de marzo, coincidiendo con el Día Internacional de la Mujer varios días después, cuatro de estas mujeres expusieron en un acto en la sede del TC la importancia de la mujer en las instituciones. Su vicepresidenta, Encarnación Roca, reprochó que ningún equipo de Gobierno, de cualquier signo, ni el CGPJ había propuesto una mujer cuando tocaba renovar el Constitucional. 

Por su parte, la que fuera única presidenta del tribunal en estos cuarenta años de historia, María Emilia Casas, dejó claro que "algo no va bien" cuando se ha extendido una "clara desproporción" del hombre frente a la mujer en un tribunal que no puede interpretar la Constitución "al margen de las mujeres".

Algo similar a lo que explicó Adela Asua. La exvicepresidenta del TC añadió que "queda camino" en la lucha por la igualdad porque "no se acaba de tomar en serio el significado de la paridad". 

Mujeres pioneras en el Tribunal Constitucional

Como hemos explicado, Begué fue la primera mujer en formar parte de este pleno. Fue nombrada magistrada a propuesta del Senado el mismo año de la creación del tribunal, el 12 de julio de 1980

No sólo fue pionera como magistrada del Tribunal Constitucional, anteriormente, Begué había conseguido ser la primera mujer decana en una universidad española. De hecho, la Facultad de Derecho de la Universidad de Salamanca conmemoró hace un año el 50 aniversario de su elección como decana.

Cuando Begué alcanzó el periodo máximo de nueve años como magistrada en el tribunal, en 1989, cesó de su cargo. Sin embargo, tuvieron que pasar tres renovaciones más para que una mujer volviera a ocupar un asiento dentro del pleno. En 1998, casi diez años más tarde, fue el turno de María Emilia Casas

En 2004, seis años después de que fuera propuesta como magistrada por el Senado, Casas se convirtió en la única mujer presidenta del Tribunal; hasta el momento, en estos 40 años, ha habido 11 presidentes. Una de las leyes más importantes que avaló Casas durante su mandato fue la Ley Integral Contra la Violencia de Género, con siete votos a favor y cinco en contra. 

Con la renovación del 2001, llegó otra mujer al pleno del Tribunal. Ese año, Elisa Pérez Vera se convirtió en magistrada del Constitucional a propuesta por el Congreso de los Diputados. En ese momento, junto a Casas, eran dos las mujeres que conformaban el plantel de este órgano. Y ninguna de ellas, hasta ese momento, había sido designada por el Gobierno. 

Casi 20 años antes, en 1982, Pérez Vera era la primera mujer que asumía el cargo de rectora en una universidad pública en España, la UNED. De hecho, actualmente, esta institución cuenta con un galardón con su nombre para trabajos de investigación que tengan que ver con temas de género y feminismo. 

La proporción de dos mujeres como miembros del TC se ha mantenido hasta la actualidad. En 2010, año que cesó Casas de su cargo como presidenta, Adela Asua fue nombrada magistrada a propuesta, de nuevo, del Senado. En 2012, lo hacía Encarnación Roca. Eso sí, a diferencia de su compañera, Roca fue elegida como magistrada por el Congreso, igual que Pérez Vera.

Por parte, Roca ha sido pionera en numerosos cargos: fue la primera mujer catedrática de Derecho Civil en España, en 1979; en 2005, se convirtió también en la primera mujer magistrada en la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo; y, en 2011, logró ser la primera en ingresar en la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación.

La última incorporación femenina al TC ha sido la de María Luisa Balaguer. La catedrática de Derecho Constitucional fue nombrada magistrada en la última renovación realizada en 2017. La misma en la que Encarnación Roca llegó a ser vicepresidenta
Las seis mujeres que han formado parte de esta institución proceden del mundo académico. Todas son catedráticas de Derecho a excepción de la difunta Gloria Begué, que lo fue de Economía Política. Un hecho que significa que, en los 40 años de historia del Tribunal, nunca ha habido una juez.

Primera fecha de publicación de este artículo: 12/07/2020