No, en el año 2015 no murieron 29 hombres a manos de sus parejas