No, una mujer no se ha puesto veneno en la vagina para matar al marido