Las mujeres representan un 30% del personal de una película, frente a un 70% de representación de hombres. Ellas están infrarrepresentadas en la mayoría de sectores de la producción audiovisual. Sin embargo, hay cargos ampliamente feminizados como es el diseño de vestuario (donde las mujeres representan el 83%) y maquillaje y peluquería (75%).