El informe constata que el sexismo sigue muy presente en la publicidad de juguetes mediante la segmentación del mercado según el sexo. Casi en el 2% de los juguetes para niñas se usa el rosa y ellas aparecen vestidas de este color en el 14’4 % del total de anuncios. Los niños nunca salen vestidos de rosa y solo en el 4,2 % de anuncios dirigidos a ellos se utiliza.

En el 28,4 % de los anuncios dirigidos a niñas y en el 32,6 % de los dirigidos a niños (4 puntos más) se representa una profesión. En ellos, y en el caso de las niñas, el 34’1 % se vinculan con peluquería y estética y solo el 20,5 % a la actividad de piloto, policía o militar/policia. En el caso de los dirigidos a niños estas últimas actividades representan el 50 % (26,2 % piloto, 16,7 % policía y 7,1 % militar/policia); los niños solo se asocian con peluquería y estética en el 4,8 % de estos anuncios.